jueves, 16 de octubre de 2008

POR LA VIDA Y LA DEMOCRACIA







POR LA VIDA Y LA DEMOCRACIA

Exhortación de la Conferencia Episcopal Venezolana
en la XXXVIII Asamblea Extraordinaria Plenaria
sobre algunos aspectos de la situación nacional


Ante algunos aspectos de la vida nacional que son del mayor interés de los venezolanos y otros asuntos que inquietan y perturban la paz social, los Obispos de Venezuela reunidos en la XXXVIII Asamblea Extraordinaria, asumiendo nuestra responsabilidad como ciudadanos y como pastores de la Iglesia, queremos expresar lo siguiente:

1.- Sentimos honda preocupación por la situación de creciente inseguridad, delincuencia desbordada y desprecio a la vida, que se manifiesta en la gran cantidad de asesinatos, secuestros y demás delitos contra las personas y las cosas. Exigimos, en nombre de la vida, a las autoridades competentes actuar, dentro del marco de la Constitución y las leyes, de modo que se garanticen los derechos fundamentales de los venezolanos.

2.- La actual crisis financiera y económica mundial, cuyos efectos se harán sentir sin duda en Venezuela, obliga al gobierno a buscar soluciones concertadas con todos los sectores de la sociedad que puedan aportar ideas y propuestas valiosas y concretas para disminuir las consecuencias de la crisis, especialmente sobre las clases menos favorecidas. En este contexto y en un pueblo que ansía la paz, no se justifica la enorme erogación de recursos de la nación en la compra de armamento.

3.- En Octubre de 2007, con motivo del referéndum, los Obispos alertamos a la opinión pública en el sentido de que la Reforma Constitucional era “moralmente inaceptable”. Dicha Reforma fue rechazada por el pueblo venezolano en diciembre del año pasado. Teniendo en cuenta que la referencia obligada para todas las leyes es la Constitución vigente, vemos como un irrespeto a la voluntad popular soberana que se impongan muchos de los cambios rechazados mediante la publicación inconsulta y sorpresiva de un conjunto de leyes con elementos de carácter estatizante, autoritario y centralizador. Los nuevos decretos-leyes contienen rasgos anticonstitucionales, otorgan mayor poder al Ejecutivo Nacional para el control de numerosas áreas de la vida del país, en detrimento de las personas e instituciones, y cercenan múltiples derechos políticos y sociales de los ciudadanos.

4.- Las próximas elecciones regionales revisten una extraordinaria importancia y proyección para el destino democrático de Venezuela, pues no solo confirman la decisión de mantener vigente el principio de descentralización, una conquista del pueblo venezolano desde 1989, asumida por la Constitución de 1999 y ratificada en el Referéndum del 2 de diciembre de 2007, sino que pueden también contribuir al sano equilibrio de los poderes públicos de las regiones en función del pluralismo, la reconciliación y paz ciudadana.

5.- Reafirmamos lo dicho en nuestra Exhortación Pastoral “Unidos en la justicia y la rectitud” del pasado mes de Julio: “El actual panorama político del país se caracteriza por una crispación de los ánimos que no es saludable para el importante evento electoral que se avecina.[…]. Se hace necesario el diálogo, el respeto a la persona y sus derechos y al ordenamiento jurídico vigente para no entorpecer este proceso” (No. 11).

6.- Los venezolanos, en efecto, anhelamos vivir en paz y democracia. Nuestra vocación es convivir en armonía y fraternidad. Por eso rechazamos la violencia verbal y las amenazas que se han manifestado en esta campaña electoral. No queremos sufrir un permanente conflicto interno, que enciende las pasiones hasta el odio y la muerte y nos introduce en un ambiente de conflictividad internacional.

7. Todos los católicos y todos los ciudadanos tenemos la obligación moral de acudir a las mesas electorales a expresarnos con libertad y responsabilidad sobre el destino de la nación. Nadie debe sentirse excluido ni exento del derecho y el deber de sufragar según su conciencia. El auténtico sentido del voto, como expresión de crecimiento en democracia, debe ser respetado y no debe ser motivo de retaliaciones de ningún género.

8.-Exhortamos nuevamente al Consejo Nacional Electoral a cumplir estrictamente con su deber de “garantizar la pulcritud del proceso, su fácil acceso, la difusión inmediata de los resultados y el acatamiento de los mismos, como voluntad popular que de ese modo se expresa, sin que pueda anteponérsele ningún otro interés, grupal o individual, ideológico o de cualquier otra naturaleza” (Unidos en la justicia y la rectitud, N. 15). Sigue siendo actual la exigencia de una participación más equitativa de todos los candidatos y de testigos cualificados en todas las etapas del proceso, que garanticen la total transparencia de los comicios.

9.- Reiteramos nuestro compromiso de servir sin distinciones políticas al pueblo venezolano Invitamos a todos los fieles católicos a orar intensamente a Dios Nuestro Señor por Venezuela. En este sentido, los convocamos especialmente a participar en la Jornada de Oración por la Vida y por la Paz que se llevará a cabo el domingo 16 de Noviembre, en todas las Parroquias e Iglesias. Invocamos la protección de Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela, e impartimos con afecto nuestra bendición a todos los venezolanos y residentes en el país.


Caracas, 16 de Octubre de 2008


Firman los Arzobispos y Obispos de Venezuela

lunes, 13 de octubre de 2008

XXXVIII Asamblea Extraordinaria y Comisiones Epíscopales



Caracas, 13 de octubre de 2008

Del 14 al 17 de octubre se llevará a cabo en la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana, la XXVIII Asamblea Extraordinaria y Comisiones Episcopales.

A lo largo de la semana tratarán diversos temas de interés pastoral y social dentro de los cuales se destacan:
- Reflexión sobre la situación actual del país (ambiente preelectoral, estudio de las leyes habilitantes)- Lanzamiento oficial de la Misión Continental en Venezuela- Reglamento y conformación de la Comisión de estudio de las instancias de comunión - Reunión de Comisiones Episcopales para la evaluación de trabajo del Trieno 2006 - 2008
Además dentro de la agenda protocolar se encuentra programado:

Miércoles 15 de octubre:
- Acto de Conferimiento del Doctorado Honoris Causa en Historia al Excmo. Monseñor Baltazar Enrique Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida.Lugar: Universidad Católica Andrés BelloHora: 3:30 p.m.
- Celebración eucarística con motivo de las Bodas de Oro Sacerdotales del Excmo. Monseñor Ovidio Pérez Morales, Arzobispo Emérito de los Teques, presidida por el Cardenal Jorge Urosa Savino. Lugar: Templo la Visitación, Urbanización Juan Pablo II, Montalbán Hora: 6:30 p.m.
Jueves 16 de octubre:
- Misa de Aniversario. Defunción Cardenal Castillo Lara. Iglesia Don Bosco de Altamira Hora: 8:00 p.m.
Luego de culminadas las sesiones de trabajo los Arzobispos y Obispos emitirán un Comunicado producto de las reflexiones de la semana.







Departamento de Medios de Comunicación Social Conferencia Epíscopal.


Venezolanaprensa@cev.org.vedecos@cev.org.ve(58) 212 4422250-4723323-4422090 4714981-4420128 (Ext. 126 y 127)

Obispos latinoamericanos piden a la Iglesia “una nueva manera de ser”.

Obispos latinoamericanos piden a la Iglesia “una nueva manera de ser”


Los obispos latinoamericanos solicitaron a la Iglesia un mayor compromiso con los pobres, con las “culturas indígenas emergentes” y en sustancia “una nueva manera de ser”, durante el Sínodo de Obispos de todo el mundo que se celebra en el Vaticano.
Buena parte de los obispos latinoamericanos, de los 191 religiosos que han intervenido hasta ahora en la asamblea abierta hace una semana por el papa Benedicto XVI para hablar de “La palabra de Dios y la misión de la Iglesia“, coinciden en pedir un “cambio” para llegar mejor al corazón de los fieles.
“Urge mostrar al mundo una nueva manera de ser Iglesia”, pidió el obispo boliviano Ricardo Ernesto Centellas, al intervenir en la reunión, que se celebra a puerta cerrada.
“Necesitamos que toda acción y proyecto, grupo y movimiento, instituciones y estructuras de nuestra Iglesia revisen sus motivaciones y partan de nuevo según la inspiración bíblica”, agregó.
En sus intervenciones, los obispos de Bolivia, México, Perú, Honduras, expresaron sus inquietudes sobre la necesidad de la Iglesia de comprometerse con sectores de la sociedad que reclaman derechos individuales y colectivos, como los pobres y los indígenas.
Convocado por el Papa para analizar la Biblia, en el que participan expertos y estudiosos del texto sagrado tanto católicos, protestantes como ortodoxos, el Sínodo analiza también la interpretación de los libros canónicos por parte de sociedades tales como los indígenas de América Latina.“Hay una escasa traducción católica de la Biblia a los idiomas indígenas y se ha buscado muy poco una comprensión de su cultura y su concepción”, reconoció el obispo mexicano Enrique Díaz, auxiliar de San Cristobal de Las Casas, región con elevada población indígena.
“En cierto sentido, la Biblia es muy cercana a las culturas indígenas y sus cosmogonías por la cultura rural de ambas”, subrayó el religioso.
“Se tiene que andar con cuidado, para no condenar lo que no se entiende, para clarificar y dar valor a la Palabra Revelada”, advirtió el religioso.
Para muchos obispos, inclusive varios provenientes de otros continentes, como Africa y Asia, la Biblia no ha sido correctamente traducida, lo que favorece a otras religiones, como la protestante, muy presente en poblaciones y aldeas remotas de América Latina.
“Mientras la Palabra Revelada no se haga palabra viva, escrita en sus culturas y en su vida, es muy difícil que se llegue a penetrar en el corazón y a encarnar en estos pueblos”, aseguró el obispo Díaz.
Esa ausencia de una relación más profunda a través de los textos sagrados, que llegue a transformar la vida del creyente, fue evidenciada por el obispo brasileño Walmor Oliveira de Azevedo, arzobispo de Belo Horizonte, quien denunció el fenómeno del éxodo de los católicos hacia las sectas.
“Si la gente abandona la Iglesia es porque la Iglesia los ha abandonado“, dijo, al resaltar que los creyentes que pasan a las sectas “cambian de vida” y “asumen comportamientos dignos y viven plenamente los preceptos evángelicos”.
“¿Por qué ello no ocurría cuando eran católicos?”, se interroga el obispo brasileño, que propone dar mayor espacio dentro de la institución a los laicos. Un pedido hecho por casi todos los prelados del continente.



Vía Agence France-Presse

El Excelentísimo Monseñor Baltazar Porras Cardozo recibe doctorado Honoris Causa en Historia en la UCAB. Caracas.

PRENSA UCAB. Caracas.


El Consejo Universitario de la Universidad Católica Andrés Bello efectuará este miércoles 15 de octubre de 2008 a las 3 pm, en el auditorio de la Biblioteca, el acto de Conferimiento del Doctorado Honoris Causa en Historia al Monseñor Baltazar Enrique Porras Cardozo, quien ha tenido una especial vinculación con la formación de la juventud y el mundo universitario al ejercer una larga labor como sacerdote y Arzobispo de Mérida.

Como presidente de la Conferencia Episcopal, también se considera que en momentos transcendentales para la vida democrática de Venezuela, Porras ha demostrado coraje, libertad de espíritu y compromiso evangélico en defensa de la libertad y la justicia social.

Con respecto al campo de la investigación, Porras ha desarrollado una extraordinaria misión de restauración y modernización del Archivo Arquidiocesano y del Museo Arquidiocesano de Mérida, así como también ha colaborado con el impulso a las publicaciones históricas.

Por estas razones, se otorgará a la labor del Monseñor Baltazar Porras, el título de Doctor "Honoris Causa" en Historia y la imposición de las insignias correspondientes a su grado.
La ceremonia contará con el saludo del rector Luis Ugalde, sj, las palabras del historiador Elías Pino Iturrieta, la participación del Grupo de Cámara Hermano Lanz de la Ucab y el discurso de Orden del homenajeado.

sábado, 11 de octubre de 2008

UN MILLON DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO


¡Un millón de niños en oración, por la unidad y la paz, junto a la Virgen María!

ESTE ES EL SUEÑO QUE QUEREMOS VOLVER A HACER REALIDAD
EL DÍA 18 DE OCTUBRE A LAS 9:00 AM.

El Consejo Nacional de Laicos de Venezuela convoca a participar en esta idea que surgió en Caracas en el año 2005, y que consiste en invitar a 1.000.000 de niños de todo el mundo a unirse en la oración del Santo Rosario, junto a la Santísima Virgen.
La iniciativa es infundir en el corazón de los niños, la idea de hacer oración por la paz interior de cada ser humano, así como también por la paz y la unidad de la familia, en el país y en el mundo entero.

El Rosario ha sido propuesto como oración por la paz, Juan Pablo II dijo: “Hoy deseo confiar a la eficacia de esta oración, la causa de la paz en el mundo y en las familias”.
Para esta actividad, no hay necesidad de movilizaciones ni gastos, debido a que consiste simplemente rezar el rosario el 18 de Octubre a las 9:00 de la mañana, en las aulas, patios de recreo, plazas, capillas, hospitales pediátricos, parroquias, orfelinatos, hogares de cuidado, preescolares, en el lugar donde te encuentres.

Para ser voluntario solo se requiere que ayudes a dar a conocer y motivar en tu comunidad esta Jornada de Oración o también que dispongas la mañana del 18 de Octubre a las 9:00 a.m. para acompañar a los niños.
Consideramos valioso y muy importante tu apoyo, sin él no podemos hacer realidad las gracias que derramarían para el mundo los Corazones de Jesús y de María al recibir las oraciones de tantos niños.

Los innumerables testimonios recibidos de la Campaña del año 2005 y 2006 mostraron la gran alegría y acogida de millares de niños dentro y fuera de Venezuela.

Para que este proyecto se haga realidad necesitamos de TI.


martes, 7 de octubre de 2008

OBSERVADORES DE LA IGLESIA CATÓLICA ASEGURAN QUE EL DIÁLOGO NACIONAL TUVO AVANCES IMPORTANTES


OBSERVADORES DE LA IGLESIA CATÓLICA ASEGURAN QUE EL DIÁLOGO NACIONAL TUVO AVANCES IMPORTANTES

La Paz - 07/10/2008 ( El Diario ):

Los monseñores Edmundo Abastoflor y Jesús Juárez, a nombre de la Conferencia Episcopal de Bolivia, coincidieron en manifestar que las “visiones de país” contrarias del Gobierno y de la oposición fueron el principal obstáculo que impidió la firma de un acuerdo definitivo en la ciudad de Cochabamba.“En parte (faltó) un poco de tiempo, pero en el fondo hubo dos ‘visiones de país’ diferentes, que se plasman por una parte en la propuesta del texto de nueva Constitución Política y por otro lado, podríamos decir, los mismos estatutos autonómicos”, afirmó Abastoflor.La autoridad eclesiástica mencionó que ese es uno de los resultados de la evaluación sobre las mesas del diálogo instaladas hasta el pasado domingo.Sin embargo, Abastoflor se mostró optimista para que se logre un acercamiento y pidió el respeto de las partes en cuanto el pensamiento y las ideas dentro de un proceso democrático.“Los ciudadanos tienen derecho, unos a pensar de manera diferente y otros a pensar de otra. En la democracia es lógico que los que tienen más votos son quienes tienen derecho a llevar adelante su propuesta y visión. Sin embargo, para una nueva Constitución hay que tratar de llegar al consenso mayor posible. La unanimidad es imposible, sería ideal, pero siempre pensamos distinto”, reflexionó.El representante de la Iglesia Católica aseveró que unificar los criterios para que un texto sea válido no podrá darse en un plazo inmediato, porque hay que tratar de ampliar el consenso.


ESFUERZOS


Con respecto a lo sucedido hasta el pasado domingo en Cochabamba, Abastoflor dijo que la falta de la firma de un acuerdo no puede ser considerado como el fracaso del diálogo porque hubo esfuerzos de ambas partes y avances en las mesas técnicas y las plenarias.“Se vio también el ambiente que ha reinado allá, se dijo las cosas claras y lo que se puede interpretar como ataques nosotros los entendimos como un sentir, de la propia verdad en ambiente de respeto mutuo que favoreció bastante”, recordó.Por otro lado, el monseñor dijo que hay la esperanza de que las reuniones entre las partes continúen sin un clima de enfrentamiento y de violencia, puesto que es preciso que se acerquen, dialoguen y se eliminen las posturas diferentes.“Desde la Iglesia estuvimos como testigos y observadores, ese era nuestro papel, no podíamos usar la palabra. No tuvimos un papel de facilitadores propiamente, sino el de observadores”, agregó.


TEMOR


Entre tanto, el cardenal Julio Terrazas advirtió en Santa Cruz de la Sierra sobre el temor de que peligre la paz, pero no por la firma de un acuerdo entre el Gobierno y los prefectos opositores sino por la preeminencia del odio, la venganza o la búsqueda de dinero de cualquier modo.“Cuando el odio entra en el corazón, cuando la venganza se convierte en el instrumento para conseguir algo, cuando la búsqueda del dinero a como dé lugar entra en el corazón de personas y grupos, se pierde el horizonte del respeto a la vida”, dijo.Con respecto a los resultados del diálogo para lograr un pacto nacional que mantenga la tranquilidad en las regiones, mencionó que “en este momento lo que puede hacer fracasar el anhelo del pueblo no es el que pueda hacer uno u otro documento”. “Lo que puede hacer fracasar es la herida tremenda que se instaló en el corazón de Bolivia, para no vernos ni encontrarnos entre nosotros”, finalizó.

Pastoral Universitaria de Venezuela se manifiesta


Pastoral Universitaria de Venezuela se manifiesta sobre últimos acontecimientos

Caracas, (Diario Católico).-






A toda la comunidad universitaria y hombres y mujeres de buena voluntad.

La Pastoral Universitaria de Venezuela, conformada por los católicos que hacen vida en nuestras universidades y como instancia de comunión y participación de la Iglesia Católica que peregrina en Venezuela, invocando a Cristo, Camino, Verdad y Vida, desea elevar su voz frente a los últimos acontecimientos.
NUESTRA MISIÓN La Iglesia existe para que la persona humana viva, es decir, experimente una alegría, una existencia positiva. Frente al olvido de sí, a la alienación en la que vive la persona, preocupada preferentemente por la comodidad, el bienestar y la diversión, o en el drama de la violencia, la discriminación o la injusticia, la Iglesia existe por ternura hacia la persona concreta. Ella hace posible que la vida de la persona se cumpla, que el anhelo de bien, justicia, libertad y felicidad no quede frustrado. Y esto sucede en la Iglesia porque en ella vive Aquel que es origen y meta de todo lo que existe. Aquel que es Camino, Verdad y Vida. La Iglesia, por tanto, existe para hacer posible el encuentro con Cristo y que la persona tenga vida abundante. La Pastoral Universitaria en Venezuela no tiene otra razón de ser que el encuentro con Cristo suceda una y otra vez entre los universitarios - sean jóvenes estudiantes, profesores, autoridades, personal administrativo u obrero -, y de este modo sus corazones encuentren lo que desean. La existencia de la Pastoral Universitaria y todo lo que hace tiene este único objetivo: que todos aquellos que hacen vida en la Universidad se encuentren con Cristo, entonces con su Iglesia para que ellos tengan vida plena.
UNA MIRADA A NUESTRA REALIDAD UNIVERSITARIA Y NACIONAL Frente a los últimos acontecimientos impregnados de violencia y muerte, donde dos jóvenes universitarios han perdido la vida de una forma brutal, y que son expresión de la cultura de la muerte que vive en estas horas nuestro país, como Pastoral Universitaria alzamos nuestra voz de denuncia frente a estos hechos que enlutan a todas las Universidades en Venezuela. Nos unimos al llamado de distintos sectores universitarios y de la vida nacional, que han invitado a no politizar dichos acontecimientos, más sin embargo, clamamos por la Justicia a quienes tienen la responsabilidad última de garantizar el bienestar y la vida de todos en nuestro país. Igualmente, acompañamos en el dolor a los familiares y compañeros de los estudiantes fallecidos, y alzamos nuestra voz para invitar a todos los sectores, especialmente aquellos que hacen vida en las universidades, para que juntos asumamos en primera persona, la tarea común de construir la cultura de la Vida. Para nosotros los cristianos, esta cultura de la Vida debe ser asumida con un protagonismo personal, desde la conversión y la convicción, suplicando al autor de la Vida que transforme nuestros corazones para que a cada instante tengamos el deseo y la decisión firme de seguirlo a El que es la Vida plena. Ofrecemos así, a todos aquellos que hacen vida en nuestras universidades, sin distinción de credo o ideología política y que desean promover el valor insustituible de la Vida, todos los espacios, iniciativas y personas que conforman la Pastoral Universitaria a nivel nacional, para que juntos caminen en la defensa de la Vida y denunciemos la cultura de la muerte que cada día entristece y destruye los hogares de muchos venezolanos y ofrescamos juntos espacios de humanidad nueva, de esperanza, justicia y paz que anhela tanto nuestro pais. Elevamos una súplica al Espíritu Santo, dador de Vida, que nos asista en esta hora de dolor y nos muestre el camino de la Vida plena que nace de Cristo resucitado.--"Que el Señor nos siga acompañando en la Evangelización de nuestras Universidades"
P. Leonardo Marius
Dir. Pastoral Universitaria Nacional, CEV

domingo, 5 de octubre de 2008

Sínodo de la Palabra.


Benedicto XVI: El Sínodo, "hacer camino juntos" Presenta la asamblea al rezar el Ángelus


CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 5 octubre 2008 (ZENIT.org).- Publicamos las palabras que dirigió Benedicto XVI este domingo al rezar el Ángelus junto a miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro, tras haber presidido la celebración eucarística de apertura del Sínodo de los Obispos sobre la Palabra en la Basílica de San Pablo Extramuros.
Queridos hermanos y hermanas:
Esta mañana, con la santa misa en la Basílica de San Pablo Extramuros, ha comenzado la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se celebrará en el Vaticano durante tres semanas y afrontará el tema: "La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia". Vosotros conocéis el valor y la función de esta asamblea particular de obispos, escogidos para representar a todo el episcopado y convocados para ofrecer al sucesor de Pedro una ayuda más eficaz, manifestando y consolidando al mismo tiempo la comunión eclesial.
Se trata de un organismo importante, instituido en septiembre de 1965 por mi venerado predecesor, el siervo de Dios Pablo VI (Cf. carta apostólica en forma de motu proprio "Apostolica sollicitudo"), durante la última fase del Concilio Vaticano II para aplicar una consigna contenida en el decreto sobre el ministerio de los obispos (Cf. Christus Dominus, 5).
Estas son las finalidades del Sínodo de los Obispos: favorecer una cercana unión y colaboración entre el Papa y los obispos de todo el mundo; ofrecer información directa y exacta sobre la situación y los problemas de la Iglesia; favorecer el acuerdo sobre la doctrina y la acción pastoral; afrontar temas de gran importancia y actualidad. Estas tareas son coordinadas por una secretaría permanente, que trabaja en directa e inmediata dependencia de la autoridad del obispo de Roma.
La dimensión sinodal forma parte constitutiva de la Iglesia: consiste en converger de todo pueblo y cultura para convertirse en uno en Cristo y caminar juntos tras Él, que dijo: "Yo soy el camino, la verdad y la vida" (Juan 14,6). De hecho, la palabra griega sýnodos, compuesta por la preposición syn, es decir "con", y de odòs, que significa "camino", sugiere la idea de "hacer camino juntos", y es precisamente ésta la experiencia del Pueblo de Dios en la historia de la salvación. Para la asamblea general ordinaria, que hoy comienza, he escogido, acogiendo autorizados puntos de vista en este sentido, el tema de la Palabra de Dios a profundizar desde una perspectiva pastoral, en la vida y en la misión de la Iglesia. Ha sido amplia la participación en la fase preparatoria por parte de las Iglesias particulares de todo el mundo, que han enviado sus contribuciones a la Secretaría del Sínodo, que a su vez ha elaborado el Instrumentum laboris, documento sobre el que discutirán los 253 padres sinodales: 51 de África, 62 de América, 41 de Asia, 90 de Europa y 9 de Oceanía. A ellos se les añaden numerosos expertos y auditores, hombres y mujeres, así como "delegados fraternos" de las demás iglesias y comunidades eclesiales y algunos invitados especiales.
Queridos hermanos y hermanas: os invito a todos a apoyar los trabajos del Sínodo con vuestra oración, invocando en especial la intercesión maternal de la Virgen María, perfecta discípula de la divina Palabra.
[Después de rezar el Ángelus, el Papa añadió:]
Esta noche comenzará una singular iniciativa, promovida por la RAI con el título "Biblia, de día y de noche". Se trata de la lectura ininterrumpida de toda la Biblia durante siete días y siete noches, desde hoy hasta el próximo sábado 11 de octubre, transmitida por televisión en directo. La sede será la basílica romana de la Santa Cruz en Jerusalén, y los lectores que se relevarán serán casi 1.200 de 50 países distintos, en parte elegidos con criterio ecuménico y muchos inscritos voluntariamente. Este acontecimiento se inscribe perfectamente en el Sínodo de los Obispos sobre la Palabra de Dios, y yo mismo daré inicio a la lectura del primer capítulo del libro del Génesis, que será transmitido esta tarde a las siete en el primer canal de la RAI. De esta forma la Palabra de Dios podrá entrar en las casas para acompañar la vida de las familias y de los individuos: una semilla, que si se acoge bien, no dejará de producir abundantes frutos.
[El Papa saludó a continuación a los peregrinos en varios idiomas. En español, dijo:]
Doy mi cordial bienvenida a los participantes de lengua española en esta oración del Ángelus, e invito a todos a orar por los trabajos del Sínodo de los Obispos, que en los próximos días reflexionará sobre la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia. Y pidamos a María que nos enseñe a escuchar y acoger con todo nuestro ser lo que Dios nos dice por medio del Verbo encarnado para nuestra salvación. Feliz domingo.

[Traducción del original italiano realizada por Jesús Colina

© Copyright 2008 - Libreria Editrice Vaticana]

Jornada Mundial de las Misiones- 19 de Octubre.


MENSAJE DE S.S. BENEDICTO XVI PARA LA JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2008 domingo 19 de octubre

Roma - 05/10/2008 ( INFODECOM ):

Queridos Hermanos y Hermanas:
Con ocasión de la Jornada Mundial de las Misiones quisiera invitaros a reflexionar sobre la urgencia persistente de anunciar el Evangelio también en nuestro tiempo. El mandato misionero continúa siendo una prioridad absoluta para todos los bautizados, llamados a ser “siervos y apóstoles de Cristo Jesús”, en este inicio de milenio. Mi venerado Predecesor, el Siervo de Dios Pablo VI, ya afirmaba en la Exhortación apostólica Evangelii nuntiandi que “evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda” (n. 14). Como modelo de este empeño apostólico, deseo proponer especialmente a san Pablo, el Apóstol de las gentes, ya que este año celebramos un Jubileo a él dedicado. Es el Año Paulino, que nos ofrece la oportunidad de familiarizarnos con este insigne Apóstol, que recibió la vocación de proclamar el Evangelio a los Gentiles, de acuerdo con lo que el Señor le había anunciado: “Marcha, porque yo te enviaré lejos, a los gentiles” (Hch 22, 21). ¿Cómo no aprovechar la oportunidad que este año jubilar ofrece a las iglesias locales, a las comunidades cristianas y a cada fiel, para llevar hasta los confines del mundo el anuncio del Evangelio, fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree? (Rm 1, 16).
1.- La Humanidad tiene necesidad de ser liberada
La humanidad tiene necesidad de ser liberada y redimida. La creación misma sufre dice san Pablo- y alimenta la esperanza de entrar en la libertad de los hijos de Dios (cfr. Rm 8, 19-22). Estas palabras son verdaderas también en el mundo de hoy. La creación sufre. La humanidad sufre y espera la verdadera libertad, espera un mundo diferente, mejor, espera la “redención”. Y, en el fondo, sabe que este mundo nuevo esperado implica un hombre nuevo, implica “hijos de Dios”. Veamos más de cerca la situación del mundo de hoy. El panorama internacional, si por una parte ofrece perspectivas de desarrollo económico y social prometedoras, por otra presenta a nuestra atención algunas graves preocupaciones en lo que se refiere al futuro del hombre. En no pocos casos, la violencia marca las relaciones entre los individuos y los pueblos; la pobreza oprime a millones de habitantes; las discriminaciones y, a veces, las persecuciones por motivos raciales, culturales y religiosos empujan a muchas personas a huir de sus países para buscar en otros lugares refugio y protección; el progreso tecnológico, cuando su finalidad no es la dignidad ni el bien del hombre, ni ordenado a un desarrollo solidario, pierde su potencialidad de factor de esperanza y, más bien, corre el riesgo de agudizar desequilibrios e injusticias ya existentes. Existe, además, una amenaza constante en lo que se refiere a la relación hombre-ambiente, debido al uso indiscriminado de los recursos, con repercusiones sobre la misma salud física y mental del ser humano. El futuro del hombre está amenazado por los atentados a su vida, que asumen varias formas y modalidades.
Ante este escenario, sentimos el peso de la inquietud atormentados entre angustias y esperanzas (cfr. Const. Gaudium et Spes, 4), y nos preguntamos con preocupación: ¿qué será de la humanidad y de la creación?, ¿hay esperanza para el futuro, o mejor, hay un futuro para la humanidad?, ¿cómo será es este futuro? La respuesta a estos interrogantes nos viene, a nosotros, los creyentes, del Evangelio. Cristo es nuestro futuro y, como he escrito en la Carta encíclica Spe Salvi, su Evangelio es la comunicación que “cambia la vida”, da la esperanza, abre de par en par la puerta oscura del tiempo e ilumina el futuro de la humanidad y del universo (cfr. n. 2).
San Pablo había comprendido muy bien que sólo en Cristo la humanidad puede encontrar redención y esperanza. Por ello entendía, de modo imperativo y urgente, la misión de “anunciar la promesa de la vida en Cristo Jesús” (2 Tm 1, 1), “nuestra esperanza” (1 Tm, 1, 1), para que todas las gentes pudieran beneficiarse de la misma herencia y ser partícipes de la promesa por medio del Evangelio (cfr. Ef, 3, 6). Era consciente que la humanidad privada de Cristo, está “sin esperanza y sin Dios en el mundo” (Ef 2, 12) “sin esperanza porque estaban sin Dios” (Spe salvi, 3). Efectivamente, “quien no conoce a Dios, aunque tenga múltiples esperanzas, en el fondo está sin esperanza, sin la gran esperanza que sostiene toda la vida (cf. Ef 2,12)” (Spe salvi, 27).
2.- La Misión es cuestión de amor
Es, pues, un deber urgente para todos anunciar a Cristo y su mensaje salvífico. “¡Ay de mí –afirmaba san Pablo- si no predicara el Evangelio! (1 Cor 9, 16). En el camino de Damasco había experimentado y comprendido que la redención y la misión son obra de Dios y de su amor. El amor de Cristo lo condujo a recorrer los caminos del Imperio Romano como heraldo, apóstol y maestro del Evangelio, del que se proclamaba “embajador entre cadenas” (Ef 6, 20). La caridad divina hizo que se hiciera “todo a todos para salvar a toda costa a algunos” (1 Cor 9, 22). Contemplando la experiencia de san Pablo, comprendemos que la actividad misionera es respuesta al amor con el que Dios nos ama. Su amor nos redime y nos empuja a la missio ad gentes; es la energía espiritual capaz de hacer crecer en la familia humana la armonía, la justicia, la comunión entre las personas, las razas y los pueblos, a la que todos aspiran (cfr. Deus caritas est, 12). Es Dios, que es Amor, quien conduce la Iglesia hacia las fronteras de la humanidad, quien llama a los evangelizadores a beber “de la primera y originaria fuente que es Jesucristo, de cuyo corazón traspasado brota el amor de Dios” (Deus caritas est, 7). Solamente en esta fuente se pueden conseguir la atención, la ternura, la compasión, la acogida, la disponibilidad, el interés por los problemas de la gente, y aquellas otras virtudes necesarias a los mensajeros del Evangelio para dejarlo todo y dedicarse completa e incondicionalmente a esparcir en el mundo el perfume de la caridad de Cristo.
3.- Evangelizar siempre
Mientras continúa siendo necesaria y urgente la primera evangelización en no pocas regiones del mundo, la escasez de clero y la falta de vocaciones afligen hoy a muchas Diócesis y a Institutos de vida consagrada. Es necesario insistir en que, aún en medio de dificultades crecientes, el mandato de Cristo de evangelizar a todas las gentes continúa siendo una prioridad. Ninguna razón puede justificar una ralentización o un estancamiento, porque “la tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia” (Pablo VI, Exhort. ap. Evangelii nuntiandi, 14). Misión que “se halla todavía en los comienzos y que debemos comprometernos con todas nuestras energías en su servicio” (Juan Pablo II, Enc. Redemptoris missio, 1). ¿Cómo no pensar aquí en el macedonio que, aparecido en sueños a Pablo, gritaba: “Pasa a Macedonia y ayúdanos”? Hoy son innumerables los que esperan el anuncio del Evangelio, que se encuentran sedientos de esperanza y de amor. ¡Cuántos se dejan interpelar hasta lo más profundo por esta petición de ayuda que se eleva de la humanidad, dejan todo por Cristo y transmiten a los hombres la fe y el amor por El! (Cfr. Spe salvi, 8).
4.- Ay de mí si no predicara el Evangelio! (1 Cor 9,16)
Queridos hermanos y hermanas, “duc in altum”! Naveguemos por las aguas profundas del vasto mar del mundo y, siguiendo la invitación de Jesús, echemos sin miedo las redes, confiando en su constante ayuda. Nos recuerda san Pablo que no es motivo de gloria predicar el Evangelio (cfr. 1 Cor 9, 16), sino deber y gozo. Queridos hermanos obispos, siguiendo el ejemplo de Pablo, que cada uno se sienta “prisionero de Cristo para los gentiles” (Ef 3, 1), sabiendo que podrá contar, en las dificultades y en las pruebas, con la fuerza que procede de Él. El obispo es consagrado no sólo para su diócesis, sino para la salvación de todo el mundo (cfr. Enc. Redemptoris Missio, 63). Como el apóstol Pablo, está llamado a ir a los lejanos que todavía no conocen a Cristo, o que todavía no han experimentado su amor que libera; su compromiso es hacer que toda la comunidad diocesana sea misionera, contribuyendo con gozo, según las posibilidades, a enviar presbíteros y laicos a otras iglesias para el servicio de evangelización. La missio ad gentes se convierte así en el principio unificador y convergente de toda su actividad pastoral y caritativa.
¡Vosotros, queridos presbíteros, primeros colaboradores de los obispos, sed pastores generosos y evangelizadores entusiastas! No pocos de vosotros, en estas décadas, os habéis desplazado a territorios de misión como consecuencia de la Encíclica Fidei Donum, de la que hace poco hemos conmemorado el 50º aniversario, y con la cual mi venerado Predecesor, el Siervo de Dios Pío XII, impulsó la cooperación entre las Iglesias. Confío en que no falte esta tensión misionera en las Iglesias locales, no obstante la escasez de clero que aflige a no pocas de ellas.
Y vosotros, queridos religiosos y religiosas, que por vocación estáis marcados por una fuerte connotación misionera, llevad el anuncio del Evangelio a todos, especialmente a los lejanos, por medio de un testimonio coherente de Cristo y un radical seguimiento de su Evangelio.
Todos vosotros, queridos fieles laicos, que trabajáis en los diferentes ambientes de la sociedad, estáis llamados a tomar parte, de manera cada vez más relevante, en la difusión del Evangelio. Así, se abre ante vosotros un areópago complejo y multiforme que hay que evangelizar: el mundo. Sed testigos con vuestra vida de que los cristianos “pertenecen a una sociedad nueva, hacia la cual están en camino y que es anticipada en su peregrinación” (Spe Salvi, 4).
5.- Conclusión
Queridos hermanos y hermanas, la celebración de la Jornada Misionera Mundial nos anime a todos a tomar una conciencia renovada de la urgente necesidad de anunciar el Evangelio. Subrayo con un gran agradecimiento, la aportación de las Obras Misionales Pontificias a la acción evangelizadora de la Iglesia. Les doy las gracias por el apoyo que ofrecen a todas las Comunidades, especialmente a las jóvenes. Las Obras son instrumento válido para animar y formar en la responsabilidad misionera al Pueblo de Dios, y alimentan la comunión de bienes y de personas entre las diferentes partes del Cuerpo Místico de Cristo.
La colecta, que en la Jornada Misionera Mundial se hace en todas las parroquias y comunidades, sea signo de comunión y de solicitud recíproca entre las Iglesias. En fin, intensifíquese cada vez más en el pueblo cristiano la oración, medio espiritual indispensable para difundir entre todos los pueblos la luz de Cristo “luz por antonomasia”, que ilumina “las tinieblas de la historia” (Spe Salvi, 49). Mientras confío al Señor el trabajo apostólico de los misioneros, de las Iglesias esparcidas por el mundo y de los fieles comprometidos en diferentes actividades misioneras, invocando la intercesión del apóstol Pablo y de María Santísima, “el Arca viviente de la Alianza”, Estrella de la Evangelización y de la esperanza, imparto a todos la Bendición Apostólica.
Por Benedicto XVI.

viernes, 3 de octubre de 2008

SALUTACION A LOS DELEGADOS DE FAMILIA
ENCUENTRO NACIOONAL SEPTIEMBRE DE 2008


Saludos…
Algunas ideas para invitar a aprovechar estos días y poner nuestra atención sobre la Familia en el marco de esta Asamblea Nacional de delegados que estamos inaugurando.
Como en todos los países del mundo la familia enfrenta hoy graves Problemas: La realidad de la pobreza: carencia de alimentos, de trabajo, de vivienda, de medicinas, de salud, de educación de seguridad.
Más grave aún que la realidad económica y social, cuyas soluciones no siempre están al alcance de nuestros órganos pastorales, está la problemática de la pérdida de Valores familiares. En este campo es mucho lo que debemos hacer: serán los valores los que ayudarán a la familia a superar las crisis que son recurrentes en todas las sociedades.
La familia ha sido siempre, y hoy lo es más que nunca motivo de gran preocupación por parte de la sociedad y de la Iglesia. Muestra de ello por parte de la Iglesia: Los Encuentros Mundiales de Familia 2006 y 2009, centrados en el tema de los valores de la Familia. La sociedad humana está fundada sobre la familia y en inseparable relación con el funcionamiento de la familia está el funcionamiento de la sociedad.


Por esta razón tenemos la firme convicción de que la familia es la más preciosa bendición con que pueda contar una sociedad. Tanto el hombre como la mujer encuentran en la familia el instrumento más perfecto para su auto-realización como hombre y como mujer, como padre y esposo, madre y esposa. De esa auto-realización como personas y como pareja depende el futuro de los hijos.

Hoy todas las instituciones se encuentran viviendo una situación de crisis: por eso el hombre y la mujer encuentran múltiples dificultades para salir adelante con éxito en su vida familiar, social y laboral.
Podemos considerar como agravamiento de la institución familiar el hecho de que mientras muchos creemos que ella es la base de todas las instituciones, y nos alienta saber que hay organizaciones que la protegen; existen por otra parte poderosos sectores que ni la creen necesaria, ni aceptan un concepto unívoco de familia.
Eso nos obliga en buscar desde la pastoral: programas que la atiendan desde antes de la formación de la familia y especialmente después de su constitución. Prestamos atención a la preparación para el matrimonio, y eso a medias, pero ¿qué estamos haciendo para acompañar a la familia ya constituida?. Es esa familia la que requiere mayor acompañamiento, es ella la que necesita afianzarse como escuela de valores, casa y escuela de comunión. Aquí habrá que analizar de nuevo nuestra organización pastoral, nuestras estructuras, nuestra capacidad de hacer realidad una pastoral a favor de la familia.
Aunque es la institución más natural de todas las instituciones, pensamos que debería funcionar armónicamente guiada por las mismas fuerzas naturales, sin embargo no es así, ella mas que ninguna otra necesita un permanente acompañamiento.

Ser familia no es vivir juntos bajo un mismo techo, sino que implica toda una red de amores y solidaridades, una capacidad inmensa de donación y renuncias, un permanente reto entre el amor el amor al otro y el amor propio, para todo esto buena parte de nuestras familias no están preparadas. En verdad la familia es fruto de una llamada de Dios al hombre y la mujer, pero también, e el fruto de un compromiso que si no es plenamente asumido por el hombre y por la mujer, la familia no funciona.

Monseñor Ramón Linares Sandoval
Presidente de la Comisión Epíscopal de Familia e Infancia

COMUNICADO DE LOS OBISPOS DE MARACAIBO

COMUNICADO DE LOS OBISPOS DE MARACAIBO

ANTE LA TRÁGICA MUERTE DEL ESTUDIANTE JULIO SOTO

El Arzobispo de Maracaibo, Mons. Ubaldo Ramón Santana S. y su Obispo Auxiliar Mons. C. Oswaldo Azuaje, unidos a todos los sacerdotes, diáconos y fieles de la Arquidiócesis de Maracaibo, comparten con toda la colectividad zuliana su profunda consternación ante el vil asesinato del estudiante Julio Soto, presidente del FCU de la Universidad del Zulia el día 1 de octubre del presente año.


Le hacemos llegar a sus familiares, amigos y compañeros de estudios, sumidos en tan gran dolor, nuestras sentidas palabras de condolencia y solidaridad y les aseguramos el apoyo de nuestras oraciones.

Ante está incontenible escalada de crímenes perpetrados a mansalva, elevamos nuestro clamor al cielo: ¡No más violencia! ¡No más sangre derramada entre hermanos!

Instamos a las autoridades competentes a llevar a cabo con rigor las investigaciones que se imponen para lograr que el crimen se esclarezca y se haga justicia.

Hacemos un imperioso llamado a las autoridades, a los estudiantes y a la ciudadanía en general para que no se dejen arrastrar por las fuerzas ciegas del odio y de la venganza y cultiven con ahínco los valores fundamentales del respeto a la vida, de la dignidad humana y de la reconciliación.

Pedimos especialmente a los jóvenes, que no se dejen llevar por la tentación de la violencia, que recurran a las formas de convivencia pacífica y democrática a través de las cuales puedan expresar sus justos reclamos y sugerencias para la construcción de una nueva sociedad, más justa y democrática.

Reiteramos nuestro compromiso como pastores y ciudadanos amantes de la convivencia y de la paz, de seguir trabajando junto con todos los actores sociales, religiosos y políticos del Zulia y de toda Venezuela, para alejar definitivamente de nuestra región el flagelo de la inseguridad, de la violencia y del odio. Queremos que en el Zulia nuestra Iglesia sea una escuela permanente de verdad y de justicia, de perdón y reconciliación para construir una paz autentica “(cf. Documento de Aparecida Nº 542)

Con nuestra bendición:


Ubaldo R. Santana S. C. Oswaldo Azuaje P.
Arzobispo de Maracaibo Obispo Auxiliar de Maracaibo


Maracaibo, 3 de octubre de 2008.

SACERDOTES SON DISCÍPULOS DE JESÚS NO ACTIVISTAS SOCIALES, RECUERDA CARDENAL UROSA

SACERDOTES SON DISCÍPULOS DE JESÚS NO ACTIVISTAS SOCIALES, RECUERDA CARDENAL UROSA

Caracas - 03/10/2008 ( ACI ):

El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Sabino, recordó que la Iglesia necesita que los sacerdotes sean "verdaderos discípulos de Jesús" y no "activistas sociales ni funcionarios", por lo que alentó a los seminaristas a asumir con seriedad su formación."La Iglesia en Venezuela y en Caracas, necesita sacerdotes realmente sólidos, de gran profundidad espiritual, - no activistas sociales ni funcionarios de lo sagrado -, sino verdaderos discípulos de Jesús, que lo sigan cargando con la cruz de todos los días; sacerdotes de sólida virtud, proactivos, de gran alegría espiritual, y enérgico empuje pastoral; con el corazón puesto en Dios, y consagrados al servicio desinteresado de nuestro pueblo santo", indicó el Purpurado al inaugurar el cursos académico del Seminario Santa Rosa de Lima.
Según el Arzobispo, para cumplir esta misión es preciso "asumir con seriedad la vida, las actividades, la disciplina del Seminario, que ayuda precisamente a desarrollar la virtud de fortaleza, a ser responsables, generosos, trabajadores esforzados, y recios en el cumplimiento de nuestros deberes, y nos prepara para responder a las exigencias cada vez más serias del mundo moderno"."Estamos en el Seminario para ser discípulos de Jesús, identificados con Él, para escucharlo y amarlo. Para ser sus discípulos, es decir, para tener en nuestras mentes y corazones a Aquel que es la Verdad, nos dedicamos con seriedad al estudio tanto en el campo de la filosofía como, sobre todo, en el campo de las ciencias sagradas, en el campo de la teología", indicó."Por esto es importante tener el gusto de la Palabra de Dios, que debe iluminar todo nuestro esfuerzo intelectual, y dejarnos conducir por el Espíritu Santo, bajo la luz del Magisterio de la Iglesia, expresión de la enseñanza de los sucesores de Pedro y de los Apóstoles en nuestro mundo de hoy", agregó.Asimismo, consideró que "la Iglesia en Venezuela necesita hombres como los grandes obispos, sacerdotes y religiosos venezolanos y de otros países de fines del siglo XIX y principios del siglo XX que en medio de una situación sumamente difícil, promovieron la restauración de la Iglesia, que venía de ser golpeada en las filas de sus ministros, desprestigiada y perseguida en las últimas décadas de ese siglo".

BlogUpp!

Adoos

Sitio certificado por
Adoos
underground parking
avisos clasificados
Loading...
Se ha producido un error en este gadget.